13 mar. 2020 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

La dieta de los ibéricos prehistóricos se basaba en los cereales y, solo para la casta, también en la carne

El análisis atómico de restos humanos, animales y vegetales permite saber qué comían los pobladores de la cultura de El Argar.
11/03/2020. El País.

Hace más de 4.000 años floreció en el sureste de la península Ibérica la cultura de El Argar, una de las más avanzadas y complejas de Europa. Apoyadas en la metalurgia y la agricultura, emergieron unas de las primeras ciudades del occidente europeo con división del trabajo y un reparto desigual de los recursos entre unas incipientes clases sociales. Ahora, el análisis atómico de restos humanos, animales y vegetales ha permitido saber qué comían y, por la dieta, saber más de cómo vivían y por qué la cultura argárica desapareció casi de repente.

Desde que Luis Siret, ingeniero de minas belga metido a arqueólogo, y su hermano Enrique excavaran El Argar, cerca del Antas (Almería), en el último cuarto del siglo XIX, fueron emergiendo una serie de asentamientos como los de Gatas, Fuente Álamo o La Bastida. Todos tienen en común estar situados en puntos elevados, fácilmente defendibles y desde los que se controlaban los valles en los que se cultivaba el cereal que los sustentaba. En todos emergió una estratificación social que se puede comprobar en que no se enterraba igual a todos los muertos. Mientras a unos los han hallado con armas y joyas, a otros los desenterraron con sus aperos y, a la mayoría, ni eso.

Ahora, un grupo de prehistoriadores y arqueólogos han usado el análisis de isótopos de nitrógeno y carbono como ventana a aquel pasado. Ambos son los elementos químicos básicos en cualquier materia orgánica, que haya tenido vida. Pero no todo el nitrógeno o el carbono es igual. Hay átomos de uno y de otro con diferente cantidad de neutrones en su núcleo, es decir isótopos. El caso más conocido quizá sea el del carbono-14, usado como marcador cronológico por los científicos. Es un isótopo del carbono-12, mucho más abundante. En el caso del nitrógeno, es el nitrógeno-14 el que más abunda en la naturaleza, con más del 99%.

Los pocos enterramientos con ajuar contienen los restos humanos con mayores niveles de nitrógeno en el colágeno, indicativo del consumo de carne
“Pero hay determinada proporción de nitrógeno-15 y su ratio varía en función del compuesto orgánico de que se trate”, explica el catedrático de la Universidad de Lleida y coautor del estudio, Jordi Voltas. Sobre esta base, investigaron la proporción de los distintos isótopos en el colágeno obtenido de las costillas de 75 individuos desenterrados en los yacimientos argáricos de Gatas (cerca de Turre, en Almería) y de La Bastida (Totana, Murcia). Ni los carbohidratos ni las grasas tienen carbono, solo las proteínas. Así que analizando el colágeno con un espectrómetro de masas podrían determinar el origen vegetal o animal de esas proteínas.

Los resultados del trabajo, publicado en PLoS ONE indican que los argáricos se alimentaban fundamentalmente de cereales, en especial de cebada, que suponían en torno al 75% de la dieta. Combinando las variaciones isotópicas en el colágeno con el resto de información que ya tenían de cada resto humano, los científicos pudieron extraer además otras conclusiones. Una de las más consistentes es que hombres y mujeres comían lo mismo, no había diferencias de género. Otra es que sí las había de clase.

En el yacimiento de La Bastida hay identificados cuatro enterramientos, de hombres y mujeres, que debieron ser importantes por el ajuar que les acompañó en su viaje eterno. Hay otro reducido grupo de enterramientos en los que hay herramientas y algún arma. Pero en la mayoría de ellos solo hay huesos. Además, en la colina no se han encontrado aperos agrícolas y sí muchos utensilios para la molienda del grano. Todo esto sugiere una estratificación social que se prolonga hasta después de la muerte, con una cúspide, una amplia clase urbana y una aún mayor, quizá de esclavos, que era la que se encargaba de cultivar la tierra.

“Los representantes de la élite de La Bastida presentan valores de carbono-13 y nitrógeno-15 en el extremo superior del total del yacimiento”, comenta la investigadora del Centro de Arqueometría Curt Engelhorn de Mannheim (Alemania) y coautora del estudio Corina Knipper. “Debido al fraccionamiento isotópico a lo largo de la cadena alimenticia, valores elevados, en especial de nitrógeno-15, indican un mayor porcentaje de proteínas de origen animal”, añade Knipper.

Para la investigadora de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y coautora del estudio Cristina Rihuete, todo indica que “el acceso a la carne estaba reservado para la élite”. Rihuete forma parte del Grupo de Investigación en Arqueología Social Mediterránea de la UAB, que lleva décadas estudiando la cultura de El Argar. Gracias al análisis de isótopos en los restos orgánicos han podido encajar alguna de las piezas que faltaban en el puzzle argárico.

Así, han podido comprobar que el destete de los niños no se producía hasta pasados el año y medio o dos años. Los isótopos alumbran aún otro misterio. Casi la mitad de las tumbas de los yacimientos de Gatas y La Bastida estaban ocupadas por niños, la mayoría de corta edad. De la lectura isotópica de sus restos, se deduce que algunos debieron pasar hambre o, como lo llaman los científicos en el estudio, estrés metabólico. Pero ese estrés se concentra en las fases más tardías del yacimiento.

“La dieta va empeorando, la aportación de la carne desaparece en favor de los vegetales. Y ya en los siglos XVII y XVI [antes de la era actual] se hace común el estrés metabólico”, dice Rihuete. Este empeoramiento de la dieta desvelado por los cambios isotópicos estaría relacionado con una sobreexplotación de los recursos agrarios. “Se redujo la diversidad y la cebada, que aporta menos nutrientes, domina sobre el trigo”, añade. Todo en la dieta y sus cambios ayuda a explicar que, para el 1550 antes de esta era la cultura argárica colapsó.
Leer más »

5 mar. 2020 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

Itálica eliminará las barreras físicas y tendrá audioguías

La Junta concluirá este semestre el plan director que recoge las mejoras y que es fundamental para entrar en la lista definitiva de la Unesco.
02/03/2020. ABC.

La incorporación del conjunto arqueológico de Itálica a la lista de candidatas a ser Patrimonio Mundial de la Unesco ha servido como acicate para que las administraciones públicas recuperen el interés por la antigua ciudad romana, la primera que se fundó en Hispania y la mejor conservada. El plan director en el que la Consejería de Cultura trabaja a raíz del inicio de este proceso incorpora una serie de mejoras que contribuirán a posicionar el recinto. Entre ellas están la eliminación de barreras arquitectónicas para que sea accesible a todos los públicos y la incorporación de sistemas de nuevas tecnologías que dirigirán la visita, así como la modernización de las zonas de descanso.

El documento, que es requisito fundamental para formar parte de la lista patrimonial de la Unesco, estará redactado antes del verano, como confirman a ABC fuentes del departamento que dirige Patricia del Pozo. Aclaran que «marcará la hoja de ruta de los próximos años», de ahí la importancia de que cuente con todas las garantías. Las fuentes consultadas explican que «la Ley de Museos obliga a redactar estos planes directores, pero el único que se ha concluido es el de los Dólmenes de Antequera». Y en vista del avance en la candidatura de la declaración internacional, se decidió comenzar por Itálica, «que servirá como prueba piloto para el resto, porque haremos lo mismo para todos los conjuntos arqueológicos», aseguran.

Una vez concluido se podrá ordenar y gestionar mejor el recinto, «trabajando con una estrategia y no sólo atendiendo a las incidencias puntuales como hasta ahora», señalan. Una de las cuestiones que abordará será «hacerlo más accesible para las personas con distintas capacidades», avanzan desde Cultura. «Ese es un empeño de la consejera y ya hemos hecho avances con señalizaciones en lenguaje Braille para invidentes», recalcan. También se mejorará la experiencia de la visita incorporando nuevas tecnologías como audioguías, gafas de realidad virtual o aplicaciones de móviles que vayan indicando los lugares clave y narrando la rica historia de Itálica, que fue cuna de los emperadores Adriano y Trajano.

Cultura quiere incorporar nuevas tecnologías para mejorar la visita en el enclave, aunque no da plazos para estos cambios
El plan director estará listo a lo largo de este primer semestre del año, garantizan las fuentes consultadas, pero se aventuran a dar un plazo para las primeras acciones de modernización del conjunto arqueológico, que mantiene unas instalaciones obsoletas y una absoluta falta de promoción. Tanto es así que ha sido necesario que la sociedad civil, organizada en una asociación, haya impulsado esta candidatura que siempre debió de haber partido de la Junta, siendo la titular del bien. Así lo hizo con los grandes monumentos andaluces en los ochenta y con otros yacimientos como Medina Azahara o los Dólmenes de Antequera, que exhiben ese título.

El colectivo Civisur logró colocar el enclave entre los aspirantes a esta calificación en enero de 2019 recorriendo la mitad del camino, pero queda la otra mitad: la entrada en la lista definitiva en la que trabaja intensamente. En la memoria anual sobre el procedimiento que la entidad elabora se recoge esa necesidad de culminar el plan director, como señala la secretaria de la asociación y coordinadora de su comisión de Cultura, Concha Cobreros, quien confía en conseguir el reconocimiento en 2022. «Son dos años los que nos hemos marcado para seguir con el trabajo, pero primero hay que terminar el plan director. Me consta que la Junta ya está en ello, hay una plena colaboración con todo el departamento», asegura Cobreros.

La intención de Civisur con esta iniciativa es colocar a Itálica en el lugar que merece y que sea un yacimiento de primer nivel para trabajos de investigación, excavaciones y conferencias en torno a su historia. Así lo vienen reclamando los profesionales que cada día están al pie del recinto. Son guías y artesanos que crecieron en el entorno y que han visto la «mínima evolución» que ha tenido. Entre sus numerosas carencias señalan lo desactualizado que está el centro de recepción de visitantes y la falta de baños públicos, pero lo más sangrante es la «nula promoción» que se hace del conjunto, situado a diez kilómetros de la capital, en el municipio de Santiponce.

En eso mismo se ha empeñado el Ayuntamiento de la localidad que busca alianzas con Sevilla para dar a conocer este patrimonio. Su alcalde, Justo Delgado (AxSí) se ha involucrado en la comisión para declarar Itálica Patrimonio Mundial y colabora en la creación de nuevos productos turísticos para atraer visitantes. «No sólo del recinto romano, también del monasterio de San Isidoro del Campo. Hemos participado en una ruta con el Castillo de San Jorge vinculado a la Inquisición partiendo de Sevilla y llegando a Santiponce», comenta. Se van haciendo esfuerzos, pero reconoce que «la declaración de la Unesco lo cambiaría todo».

«Los turistas ni siquiera saben que esto existe»
Llegar a Itálica por primera vez no es tarea fácil. Hay que hacerlo en coche particular o en los autobuses de la línea metropolitana que partes desde la capital andaluza. La señalización ya en Santiponce tampoco es exacta y tiende más a confundir que a orientar al visitante. Los guías y artesanos que trabajan a diario en el recinto así lo reconocen. Lamentan el olvido que sufre, especialmente en lo que toca a la promoción. «Sevilla nunca se ha preocupado por Itálica y ahora que se ve saturada empieza a hablar de diversificar, pero apenas hay referencias», comenta a ABC una de las guías oficiales del enclave. «Los turistas no saben que esto existe, ni siquiera por la serie Juego de Tronos. No hay ni un cartel que recuerde aquello. Es todo un despropósito», se lamenta.
Leer más »

29 feb. 2020 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas: ,

Jornada de difusión arqueológica en el Museo de Valencina



Jornada de difusión arqueológica en el Museo de Valencina: investigaciones arqueológicas y adecuación del proyecto de edificación

– Viernes 13 de marzo de 2020.
– Casa de la Cultura – Museo de Valencina.
– Horario: de 19.00 a 21.30 h.

Asistencia libre y gratuita hasta completar aforo.

Programa de la Jornada de difusión arqueológica en el Museo de Valencina:
– Inauguración de la Jornada: alcalde de Valencina, Antonio M. Suarez Sánchez.



– Conferencia: “Las excavaciones arqueológicas de la Nueva Biblioteca: secuencia, dataciones y estudios cerámicos”.

· Juan Manuel Vargas (Ayuntamiento–Museo de Valencina).
· Thomas X. Schuhmacher y Dña. Lorena Garvín (Instituto Arqueológico Alemán).



– Conferencia: “El proyecto de edificación de la Nueva Biblioteca y su adaptación a las estructuras arqueológicas”.

· Miguel Bretones y Miguel Ángel de la Cova (Sursuroeste Arquitectos).

(Al finalizar las conferencias se abrirá un turno de palabra entre los asistentes).

Más Información: Casa de la Cultura
Teléfono: 955 72 02 11
Leer más »

~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

La candidatura de Itálica al Patrimonio Mundial "necesita" que la Junta "ultime" el plan director del recinto

25/01/2020. 20 Minutos.

La candidatura del conjunto arqueológico de Itálica, enclavado en Santiponce (Sevilla), a la declaración de Patrimonio Mundial afronta ya la redacción del formulario de inscripción en la lista de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), extremo para el cual el proyecto "necesita que la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico ultime el plan director" del recinto como "base imprescindible para cumplimentar" uno de los requisitos estipulados para la elaboración de dicho formulario.

Así queda de relieve en la memoria del proyecto de candidatura de Itálica al Patrimonio Mundial correspondiente al año 2019, un documento que recoge las actividades y el trabajo desarrollado durante dicho ejercicio por el consejo asesor que coordina esta iniciativa promovida por la Unión Cívica del Sur (Civisur), toda vez que las ruinas de la antigua ciudad romana de Itálica pertenecen a la Junta de Andalucía.

En dicho documento, recogido por Europa Press, se especifica que el proyecto afronta actualmente la "redacción del formulario de inscripción en la lista de Patrimonio Mundial, cuyos contenidos están absolutamente reglados por la Unesco", que para la formalización de dichos formularios requiere aspectos como la "descripción y diagnóstico" del enclave, la "justificación del valor universal excepcional que sustente su consideración" como Patrimonio Mundial, las "bases legales de la protección del enclave y estrategia de gestión del bien prevista por su titular" o la "sistematización de la base documental y la elaboración de síntesis de textos legales y planes concernientes" al monumento.

EL PLAN DIRECTOR ES "IMPRESCINDIBLE"

La memoria, al respecto, precisa que si bien "la mayor parte de estos capítulos puede abordarlos el equipo formado por el consejoasesor de la candidatura", en el caso del punto relativo a las "bases legales de la protección del enclave y estrategia de gestión del bien prevista por su titular", el proyecto "necesita que la consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, cuya implicación en el proyecto es total, ultime el plan director del conjunto arqueológico al ser la Junta titular y gestora del bien". "Este documento de planificación es la base imprescindible para cumplimentar" tal aspecto del formulario, se indica en la memoria.

En ese sentido, la secretaria de Civisur y coordinadora de su comisión de Cultura, Concha Cobreros, ha recordado a Europa Press que respecto a dicho plan director ya "existe un avance" que se remontaría a 2012 y ha asegurado que le consta que la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico "está ya" trabajando en el desarrollo y la finalización del mencionado plan director. "No hay el más mínimo problema con la Junta. Hay plena colaboración", ha indicado.

ITÁLICA CAMINA A LA UNESCO

El asentamiento romano de Itálica fue fundado por Publio Cornelio Escipión 'El Africano' allá por el año 206 antes de Cristo, toda vez que las ruinas de la antigua ciudad, especialmente conocidas por su espectacular anfiteatro, fueron declaradas monumento nacional en 1912.

La propuesta de candidatura de Itálica a la declaración de Patrimonio Mundial nació en el verano de 2014 y se fundamentaba especialmente en el papel de este asentamiento como "ensayo" del proyecto político de la antigua Roma, al tratarse de la primera ciudad creada por Roma fuera de la Península Itálica, siendo además "la cuna de los emperadores Trajano y Adriano".

Tras ser frenada durante un tiempo, la candidatura fue recuperada y en junio de 2017, la asociación ciudadana Civisur formalizaba el lanzamiento oficial de la candidatura, bautizada como 'Itálica, una ciudad adrianea', al basarse en el papel de Itálica como única ciudad romana del Mediterráneo occidental con un proyecto urbanístico ex novo estrictamente adrianeo y además como lugar de origen de los emperadores Trajano y Adriano.

Después de que en octubre de 2018 el Consejo Nacional de Patrimonio, formado por los directores generales de Cultura de las comunidades autónomas y presidido por el director de Bellas Artes del Ministerio de Cultura, acordase incluir a Itálica en la lista indicativa de monumentos españoles susceptibles de optar a la declaración de Patrimonio Mundial, la idea es que Itálica coseche la declaración de Patrimonio Mundial en un plazo de unos cuatro años.
Leer más »

~ 0 comentarios ~ Etiquetas: ,

Las figuritas que cuentan historias de hace 5.000 años


Figurita con forma de placa escultórica, en piedra (3600-2500 a.C), hallada en Anta do Espadanal (Évora, Portugal). MUSEO NACIONAL DE ARQUEOLOGÍA DE PORTUGAL.
El Museo Arqueológico de Alicante muestra 226 piezas que colgaban del cuello de sus dueños, presidían estancias o se colocaban en las tumbas y que eran comunes en el Sur peninsular en el Neolítico.
24/02/2020. El País.

El arqueólogo belga Louis Siret (1860-1934) fue el primero en preguntarse qué significaban aquellas figuritas que iba encontrando en los yacimientos que excavaba en el Sureste español. Todas mostraban un aspecto muy semejante. Representaban figuras humanas, tenían unos enormes ojos que parecían imitar a dos soles y en ellas se distinguía perfectamente su sexo. Las encontró de todos los tamaños posibles: desde minúsculas hasta algunas de más 20 centímetros. Investigadores posteriores las hallaron talladas con cabelleras y largas trenzas, con túnicas adornadas con motivos geométricos, con objetos en sus manos y hasta recubiertas con telas a modo de vestidos. Ahora, el Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) presenta, hasta el próximo 18 de abril, y en con el apoyo de la Diputación de Alicante y del Museo Arqueológico Regional de Madrid, una exposición con 226 piezas, Ídolos, miradas milenarias, de las más de 6.000 desenterradas.

Estas figuritas -los científicos prefieren llamarlas así más que ídolos- fueron comunes entre las familias, linajes y grupos sociales de un periodo que abarca entre 3.900 a 2.220 años antes de nuestra Era, aunque tienen antecedentes en el Neolítico y posibles raíces desde el Paleolítico (periodo que acaba unos 10.000 años a. C.). Podían lucirse dentro de las casas, pero también ser colocadas en tumbas o colgar de los cuellos de sus dueños. Una parte muy importante de las que se conocen, se fabricaron en el sur de la península Ibérica en los más diversos materiales -marfil, piedra, arcilla o, incluso, oro-. Cambiaban de propietario de generación en generación, de grupo en grupo. Y, aunque reproducen códigos comunes, quizás contaban una historia diferente, personalizada.

“Están situadas en el contexto de largas tradiciones sociales y de aprendizaje de técnicas especializadas”, explica la catedrática de Prehistoria de la Universidad de Alcalá de Henares, Mimi Bueno Ramírez, comisaria de la exposición, junto a Jorge A. Soler Díaz, conservador de Prehistoria y director de Exposiciones del MARQ.

Estas figuritas son objetos muy próximos a “las maneras de transmitir información sobre las personas y sobre el grupo al que pertenecieron. En ellas se distinguen detalles sobre la vestimenta, el peinado, maquillajes o tatuajes, algo muy difícil de obtener en los registros arqueológicos habituales”, señala Bueno Ramírez.

En el resto de Europa también se han encontrado, pero en la península Ibérica, sus características son mucho más diversas, incluidos los materiales con las que se fabricaron. Los ojos rodeados con rayos solares solo se encuentran en España y Portugal. “Es evidente”, explica la catedrática, “que esta asociación ojos-sol no busca reflejar una realidad tangible, sino una síntesis entre realidad y las mitologías asociadas a personajes humanos”.

Las primeras figuras femeninas aparecieron en Los Millares (Almería). Siret propuso que representaban diosas-madre de una religión oriental de carácter agropecuario traída por colonos que arribaron a la Península en busca de metal. Pero el avance de las investigaciones revela una variedad de funciones. La extensión de las figuritas por todo el sur ibérico permite hablar a los expertos de “importantes niveles de conectividad en la península Ibérica entre el IV y el III milenio”.

Cada territorio peninsular se especializó en formas concretas de estas figuritas, lo que supone un “indicio único para analizar las trayectorias vitales, familiares y de linaje de quienes las usaron hace más de 5.000 años”, señala Bueno Ramírez

Desde los primeros descubrimientos resultaba evidente que los cuerpos representados eran mayoritariamente de mujeres. Su característica más definidora es su marcada sexualidad. Esta se expresa por pechos prominentes y por la delimitación del triángulo púbico. Muchas están realizadas en arcilla y fueron realizadas por mujeres, transmitiendo informaciones relacionadas con la fertilidad o con actividades de mantenimiento doméstico. No obstante, hay una importante cantidad asociada a contextos funerarios que guardaban memorias ancestrales fijadas en personajes femeninos.

“Las mujeres suelen ocuparse en todas las culturas de la preparación de los muertos, incluida la tarea de redistribuir las figuritas en los sepulcros. En algunas tumbas se han encontrado hasta más de 100. En ocasiones, hay piezas más antiguas que los propios enterrados. Eso demuestra que, parte de ellas, se heredaron de generación en generación y que la exhibición de pasado era un factor ideológico importante”, indica la experta.

Ya en la Edad del Bronce (2.200 a 800 antes de la era), se observan cambios sociales que afectan a estas representaciones. “Los viejos ancestros van desapareciendo, mientras las estelas armadas se hacen más presentes en los enterramientos. Las organizaciones colectivas de los primeros agricultores comienzan a ser sustituidas por liderazgos basados en las armas. El mensaje ancestral se traslada a piezas de mayor tamaño, con grabados de personajes concretos. Las estelas armadas materializan la imagen de guerreros que quieren proyectar su linaje. Nunca más los pequeños cuerpos que representaron estas figuritas, volvieron a estar “piel con piel” con quienes las portaban e hicieron de ellas una de sus señas de identidad.
Leer más »