18 feb. 2019 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

La leyenda que resolvió el misterio del dolmen de Menga

La Universidad de Sevilla encuentra en una tradición oral la respuesta a por qué el conjunto megalítico malagueño de Antequera no está orientado hacia el sol.
18/02/2019. El País.

Cuenta la leyenda que Tello, soldado de Fernando el Católico y preso en las mazmorras de Granada, se enamoró perdidamente de Tagzona, la hija del rey moro. Ambos jóvenes consiguieron llegar hasta Antequera, justo cuando los cristianos habían comenzado el cerco a la ciudad y las tropas del rey nazarí estaban a punto de alcanzar a los fugitivos. Estos, al no poder seguir huyendo, se encaramaron a un elevado risco (conocido desde entonces como la Peña de los Enamorados), desde el que se lanzaron al vacío antes de que los separaran. La Universidad de Sevilla ha resuelto ahora el posible origen de esta tradición oral, cuya solución pasa por un dolmen neolítico construido hace entre 5.600 y 5.800 años, situado a seis kilómetros de distancia, y un santuario con arte rupestre y, posiblemente, menhires.

El dolmen de Menga, en Antequera, de unos 28 metros de longitud, forma parte de un conjunto megalítico que fue declarado Patrimonio Mundial en 2016. Fue descubierto en 1847 por Rafael Mitjana, que lo calificó como templo druídico. En 1886, fue declarado Monumento Nacional y en el siglo XX quedó bastante olvidado, hasta que la Junta de Andalucía, entre 1985 y 1990, retomó las investigaciones. El dolmen lo componen un atrio y un espacio interior con una cubierta de gigantescas piedras (la mayor de ellas de 150 toneladas, lo que pesan aproximadamente 100 coches), además de un espectacular pozo de 19,4 metros de profundidad lleno de sorpresas para los investigadores.

El dolmen posee, además, una característica que lo diferencia de la mayoría de los megalitos conocidos: su orientación está desviada 45 grados del norte, cuando lo normal en este tipo de construcciones es una orientación que va de los 55 a los 125 grados.

El porqué de esta orientación ha traído de cabeza a los expertos, que en las últimas investigaciones han hallado una posible respuesta. Su entrada se dirige directamente a la lejana Peña de los Enamorados. Este risco tiene la forma de la cara de un ser humano bocarriba, y se ve desde todos los puntos de la vega de Antequera ya que alcanza una altura de 880 metros sobre el terreno llano que lo circunda. Según la leyenda, los enamorados se tiraron al vacío desde la “barbilla” y sus cuerpos cayeron sobre el “cuello”, justo donde apunta el dolmen.

El equipo del Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Sevilla, ha dirigido sus esfuerzos precisamente hacia el “cuello” de la montaña. Allí descubrieron un santuario con arte rupestre esquemático y los posibles restos de un santuario megalítico anterior a la construcción del dolmen de Menga, lo que explicaría que no apunte hacia el sol como es lo habitual. “La orientación de Menga es como una brújula del tiempo, pues nos transporta directamente al ambiente del pasado y de los ancestros de quienes construyeron este gran monumento. Es posible que la leyenda medieval de los dos jóvenes muertos recoja tradiciones orales más antiguas que situaban la Peña en el eje de la cosmovisión de sus predecesoras”, señala el catedrático Leonardo García Sanjuán.

Los expertos, no obstante, no han podido continuar sus excavaciones porque la finca donde se halla el conjunto de menhires es de propiedad privada. “Y sus propietarios no se ha mostrado dispuestos a permitir los trabajos arqueológicos de excavación que necesitamos para progresar en nuestro estudio”, admite García Sanjuán.

El catedrático de la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla) Stefan Ruhstaller ha publicado recientemente un artículo donde conecta el topónimo Menga con una degeneración del latín Cova domenica (Cueva de la Señora). “Esto nos lleva nuevamente a los conceptos de mujer y femenino, divinidad principal del neolítico, una idea que, a su vez, se interconecta con el agua, el elemento más importante en la religión de la época, junto con el sol” y el misterioso pozo.

La química Raquel Montero Artús ha analizado el agua que se acumula a casi 20 metros de profundidad de su brocal, cuyo diámetro es de 1,5 metros y que tiene capacidad para 36 metros cúbicos y que fue descubierto en 2005. El agua es potable –sus análisis determinan que cumpliría todos los estándares actuales de calidad, excepto el de nitratos a causa de los abonos empleados en la agricultura actual-, aunque la oquedad estaba rellena de escombros, animales (burros, perros, vacas…) y material cerámico, principalmente recipientes “modernos”. Los estudios de la Universidad de Sevilla confirman que el pozo se cegó entre 1720 y 1770 de nuestra era. Es, además, uno de los pocos puntos donde se halla en la zona agua potable, ya que muchos manantiales de la zona son salados.

Al excavar en el dolmen en 2005, los investigadores hallaron monedas de los reinados de Carlos I, Felipe III y Felipe IV, así como numerosas alcarrazas (vasijas de los siglos XVI y XVII), cuyo aspecto quedó reflejado en los cuadros de Zurbarán o Velázquez (El Aguador). En esta época la región de Antequera fue famosa porque el agua de la pedanía de Fuente de Piedra fue considerada especial: “supuestamente curaba las dolencias de piedra del riñón”, por lo que fue afamada en toda España e, incluso, exportada a América y Nápoles. Es probable que el agua subterránea de este pozo proceda de un paisaje ancestral y lleno elementos naturales llamado El Torcal de Antequera, a unos 11 kilómetros al sur, donde un manantial brota desde una gruta a pie de monte, acabando en la vega de Antequera justo en el lugar en el que el gran dolmen mira hacia el lugar donde Tello y Tagzona, según la tradición, decidieron acabar con sus vidas.
Leer más »

~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

Se publica por primera vez la “Declaración, o confesión de fe” de Casiodoro de Reina

¿Sabían que un pequeño grupo de españoles también escribieron una confesión de fe en Londres después de ser exiliados de su país?
15/02/2019. Protestante Digital. Andrés Messmer.

Hoy tengo el privilegio de compartir una noticia que debería haberse conocido hace 450 años. Durante las décadas turbulentas del s. XVI, después del comienzo de la reforma protestante, varias iglesias de Europa escribieron confesiones de fe, algunas muy conocidas, como las de Augsburgo, Segunda helvética y Westminster. ¿Pero sabían que un pequeño grupo de españoles también escribieron una confesión de fe en Londres después de ser exiliados de su país? Si no lo sabían, no se sientan mal. Los escritos originales han estado escondidos en bibliotecas en Inglaterra durante más de 450 años ya, y solo recientemente se han descubierto. Dicha confesión existe en dos versiones distintas: una se escribió en latín y data del año c. 1560/1561 y la otra se escribió en español y data del año 1577.
Leer más: http://protestantedigital.com/cultural/46433/Se_publica_por_primera_vez_la_Declaracion_o_confesion_de_fe_de_Casiodoro_de_Reina
Leer más »

~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

Fin de semana "verde" con plantación de árboles junto a Torre Sevilla y desbroce en la ladera del Carambolo

La Asociación "Sevilla Más Verde" y la "Red Ciudadana de Sevilla" promueven para este viernes y el sábado sendas acciones de concienciación medioambiental, con la plantación de siete árboles junto a la Torre Sevilla y un "desbroce participativo" en la ladera del cerro del Carambolo para proteger los ejemplares plantados desde hace tiempo en dicho entorno natural. En concreto, este viernes está prevista la plantación de siete ejemplares de una nueva variedad híbrida de Paulownia en la ...

Leer mas: https://www.europapress.es/andalucia/sevilla-00357/noticia-fin-semana-verde-plantacion-arboles-junto-torre-sevilla-desbroce-ladera-carambolo-20190214191953.html
Leer más »

13 feb. 2019 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas: ,

IU pide instalar el futuro centro de interpretación de Itálica en el monasterio de San Isidoro

SANTIPONCE (SEVILLA), 12 Feb. (EUROPA PRESS) - Tras visitar en Santiponce (Sevilla) el monasterio fortificado de San Isidoro del Campo, fundado en 1301, declarado bien de interés cultural (BIC) y donde en agosto de 2016 fueron expoliados dos paños completos de azulejos, el coordinador provincial de IU, Manuel Lay, ha apostado por instalar en dicho monumento el centro de interpretación del conjunto arqueológico de Itálica, ubicado en el otro extremo del municipio y que aspira a la decl ...

Leer mas: https://www.europapress.es/andalucia/sevilla-00357/noticia-iu-pide-instalar-futuro-centro-interpretacion-italica-monasterio-san-isidoro-20190212170211.html
Leer más »

12 feb. 2019 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

ADTA pide restituir la protección de los suelos aledaños al dolmen de Montelirio por su potencial arqueológico


Archivo.
Avisa de que el desarrollo urbanístico conveniado en 2001 y aprobado en 2002 "es de imposible cumplimiento".
12/02/2019. Europa Press.

La Asociación en Defensa del Territorio del Aljarafe (ADTA) ha elevado al Ayuntamiento de Castilleja de Guzmán (Sevilla), gobernado por Tasio Oliver (IU), un escrito en el que reclama restituir la clasificación de suelo no urbanizable y la calificación de especial protección para los terrenos aledaños al dolmen de Montelirio, bajo la premisa de que este entorno "desprotegido" en 2002 "ha revelado su potencial arqueológico" y el desarrollo urbanístico planeado entonces "es de imposible cumplimiento".

Hablamos del plan parcial número cuatro de Castilleja de Guzmán, marcado por el dolmen de Montelirio, un monumento megalítico legado de la cultura que, allá por la Edad del Cobre, poblaba con mayor o menor asiduidad el entorno de la comarca del Aljarafe comprendido entre dicho municipio y Valencina de la Concepción.

No en vano, un estudio publicado en la revista científica Journal of World Prehistory y recogido por Europa Press exponía que con una extensión de unas 450 hectáreas, el asentamiento calcolítico de Valencina y Castilleja de Guzmán "es de lejos el mayor asentamiento de la Edad del Cobre" en toda la Península Ibérica y "posiblemente uno de los mayores de Europa occidental en la Prehistoria tardía".

Sobre dichos suelos del plan parcial número cuatro de Castilleja de Guzmán, además, cabe recordar que un estudio geofísico detectaba hasta "211 estructuras o depósitos" arqueológicos en su subsuelo, de los cuales 134 corresponderían a registros "prehistóricos, la mayoría de la Edad del Cobre", 24 a la época romana, 44 al periodo posterior a la dominación romana y cinco cuya cronología resultaba "indeterminada".

Con relación a ello, primero el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) y después el Tribunal Supremo (TS) desestimaron la reclamación de responsabilidad patrimonial promovida por la empresa Fomento de la Edificación S.A. (Foedisa) contra el Ayuntamiento de Castilleja de Guzmán y la Junta de Andalucía, por las restricciones urbanísticas que truncaron el proyecto impulsado en la década pasada para construir una residencia de personas mayores en la parcela M3 del plan parcial número cuatro.

LA JUSTICIA SE PRONUNCIA
Las acciones judiciales de Foedisa, según la sentencia del TSJA recogida por Europa Press, no prosperaron porque aunque la parcela M3 del plan parcial número cuatro estaba calificada como suelo "dotacional privado asistencial", "las limitaciones o la imposibilidad de construir, surgidas como consecuencia de las apariciones arqueológicas, no eran algo novedoso o absolutamente inesperado, sino que la actora conocía desde el principio la probable existencia de restos arqueológicos en su parcela y las cautelas impuestas por el planeamiento urbanístico, así como la necesidad de conservación de los restos que pudiesen aparecer".

Ahora, la Asociación en Defensa del Territorio del Aljarafe ha propuesto al Ayuntamiento de Castilleja de Guzmán una modificación del actual planeamiento urbano, para desclasificar una parte del sector, la denominada zona A, de 80.650 metros cuadrados, restituyendo la clasificación de suelo no urbanizable y la calificación de especial protección por motivos arqueológicos, paisajísticos y geomorfológicos que tenía antes de que en 2002 se aprobase una modificación puntual de las normas subsidiarias, precisamente para crear el plan parcial número cuatro, extremo que a juicio de ADTA se hizo "infringiendo la Ley".

En ese sentido, ADTA recuerda que las normas urbanísticas subsidiarias de 1990 clasificaron como suelo no urbanizable de especial protección el entorno correspondiente al actual plan parcial número cuatro, por aspectos arqueológicos y paisajísticos, toda vez que la modificación puntual de 2002 supuso una "reducción" del ámbito protegido, mediante una fundamentación "insuficiente y deficiente", extremo que "el transcurso del tiempo no ha hecho más que confirmar, ya que se ha demostrado que la eliminación de la especial protección de esos suelos fue, en el mejor de los casos, un inmenso error, además de una ilegalidad".

LAS PARCELAS AFECTADAS

A tal efecto, ADTA invoca los pronunciamientos judiciales ya descritos respecto a la parcela M3 del plan parcial número cuatro y avisa de que el decreto autonómico de 2010 que declara como Zona Arqueológica 779 hectáreas de Valencina y Castilleja de Guzmán, con las consiguientes restricciones, abarca no sólo a los suelos del dolmen de Montelirio y la mencionada parcela M3, sino además a la parcela M1 destinada a usos terciarios, la parcela M4 dedicada a usos residenciales y "la mitad" de la M5, también asignada a usos residenciales.

En consecuencia, razona ADTA que es necesario "excluir" tales parcelas del "desarrollo" urbanístico previsto, recordando que tras la publicación de aquel decreto en marzo de 2010, era "obligatorio modificar el planeamiento adaptándolo a sus determinaciones en el plazo máximo de dos años". La organización, en ese sentido, constata que "no se ha promovido la modificación del planeamiento a la que estaban obligados los propietarios", toda vez que el convenio urbanístico de 2001 del que nace el desarrollo proyectado para estos suelos "es de imposible cumplimiento en los términos redactados", sobre todo porque "la zona arqueológica desprotegida ha revelado su potencial arqueológico".

"En conclusión, todas la normativa tanto urbanística como la relativa al régimen de la propiedad del suelo establece la obligación de clasificar como no urbanizable y de especial protección los suelos que las Normas Subsidiarias de Castilleja de Guzmán de 1990 clasificó y calificó como tales", concluye ADTA respecto a los terrenos de plan especial número cuatro.
Leer más »