23 oct. 2018 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

"Cuarta" carta de los conservacionistas de Valencina para pedir información de las excavaciones del instituto

La asociación cultural Los Dólmenes, constituida en torno al rico legado patrimonial del sector norte de la cornisa del Aljarafe, ha enviado un nuevo escrito al alcalde de Valencina de la Concepción, el socialista Antonio Manuel Suárez, reclamando una vez más "información" del resultado de las prospecciones arqueológicas acometidas en la parcela del antiguo instituto Las Encinas con motivo del proyecto de las nuevas instalaciones de la biblioteca municipal, toda vez que sería ya el "cuarto" escrito del colectivo en demanda de información.
23/10/2018. 20 Minutos.

En este escrito recogido por Europa Press, el citado colectivo cultural de Valencina señala el proyecto promovido por el Ayuntamiento, para construir un nuevo edificio que albergue las instalaciones de la biblioteca municipal.

El lugar elegido para ello es el recinto del antiguo instituto Las Encinas, desalojado a cuenta del estreno en 2007 de un nuevo complejo para el instituto en la calle Federico Garcia Lorca, pero recuperado a partir del curso 2009/2010 para su uso original, al objeto de absorber al creciente número de alumnos del municipio que desembarcaba en la educación secundaria.

Dado que dicho centro educativo, enclavado entre las calles Trabajadores y Alegría, está construido sobre una parcela de titularidad municipal, el proyecto implica la construcción de las nuevas instalaciones de la biblioteca como anexo a las actuales y veteranas construcciones educativas de la calle Trabajadores, toda vez que esta actuación promovida desde 2017 por el Ayuntamiento incluía las correspondientes prospecciones arqueológicas de cautela.

EL LEGADO CALCOLÍTICO DE VALENCINA

Y es que 779 hectáreas de Valencina y Castilleja de Guzmán están declaradas como zona arqueológica, al albergar diversos vestigios del asentamiento humano que, durante la Edad del Cobre, habría poblado con mayor o menor frecuencia este entorno de la cornisa aljarafeña.

No en vano, el término municipal de Valencina alberga los emblemáticos dólmenes de La Pastora y Matarrubilla, así como otros múltiples vestigios de su pasado calcolítico, y el propio entorno de la calle Trabajadores ya ha sido escenario de hallazgos relacionados con dicho periodo.

En ese sentido, la asociación Los Dólmenes expone en su escrito al alcalde, que desde hace tiempo viene reclamando "información" sobre el resultado de las excavaciones arqueológicas de carácter preventivo acometidas en el espacio del antiguo instituto Las Encinas donde ha sido proyectada la nueva biblioteca municipal, pues no es poca la expectación despertada en cuanto a los vestigios hallados en tales prospecciones.

Y mientras el alcalde exponía hace ya más de dos meses a Europa Press que tales excavaciones estaban aún en curso y que todavía no contaba con el informe final de los arqueólogos, la asociación Los Dólmenes recuerda al primer edil que éste es ya su "cuarto" escrito en demanda de información, señalando las cartas enviadas al respecto los días 9 de mayo, 10 de julio y 8 de agosto".

Precisamente por eso, por la "opacidad" que rodea a esta intervención arqueológica y el "silencio" de las administraciones, el colectivo insiste en reclamar "información" sobre el resultado de las excavaciones.
Leer más »

22 oct. 2018 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

La 'revolución' de la Biblia del Oso

Una exposición en la Universidad de Sevilla celebra la primera traducción de los libros sagrados al castellano realizada por el monje jerónimo Casiodoro de Reina hace 450 años .
22/10/2018. Diario de Sevilla.

Aquel 28 de septiembre de 1569, en mitad de un ciclón de plomo, tinta y papel, el impresor Thomas Guarin dio por terminado en su taller de la ciudad suiza de Basilea la edición de los primeros dos mil seiscientos ejemplares de la Biblia del Oso, conocida con tal apelativo por la estampa que ilustra su portada. En ella, el animal lame un panal de miel alojado en la grieta de un árbol mientras las abejas revolotean por todos lados. El grabado tiene a los pies un libro con el Tetragrámaton, las cuatro letras del nombre de Yahvé, y un versículo del profeta Isaías a modo de lema, redactado en hebreo y en castellano: "La Palabra del Dios nuestro permanece para siempre".

Acababa de ver la luz la primera traducción del libro sagrado desde el arameo, el hebreo y el griego, tarea a la que entregó doce años de su vida el monje jerónimo Casiodoro de Reina (1520-1594). El religioso sevillano estaba convencido de que poner la palabra de Dios en manos de todos era una oportunidad para liberar las almas de la tiranía de una Iglesia corrupta. Su propósito, lógicamente, lo convirtió en un proscrito: condenado a muerte por hereje en el tribunal de la Inquisición –lo quemaron en efigie en el auto de fe de Sevilla en 1562- y perseguido por los espías de Felipe II a lo largo de toda Europa, donde también las autoridades luteranas y calvinistas lo arrinconaron.

En ese trabajo, Reina dejó también una de las cimas literarias de la lengua española. Así lo creyó incluso Marcelino Menéndez Pelayo en su Historia de los heterodoxos españoles, donde tuvo que admitir, tras arremeter contra el autor, que la traducción estaba "hecha con esmero". Juan Benet y Rafael Sánchez Ferlosio son, ya en el siglo XX, dos de sus más apasionados defensores. Félix de Azúa juzgó su redacción como "un fabuloso ejemplo de la lengua común castellana de su siglo, empleada con suma elegancia literaria". "Casiodoro de Reina escribe en un castellano prodigioso que está en el punto intermedio entre Fernando de Rojas y Cervantes", explicó Antonio Muñoz Molina.

A la luz de sus valores históricos y literarios, la Facultad de Filología de la Universidad de Sevilla recuerda ahora la primera impresión de la Biblia del Oso, cuando su salida está a punto cumplir 450 años. Y lo hace con una exposición en el Patio de la Cristalera de la institución académica que se asoma a la gestación de esa versión única de los textos sagrados que todavía hoy leen millones de protestantes hispanohablantes por todo el mundo. Así, la muestra propone un acercamiento al origen y a la formulación del libro religioso a través de géneros, autores y etapas, pero también trata de poner en valor su evidente peso cultural, donde el trabajo de Casiodoro de Reina destaca con singular brillo.

Porque todo en su trabajo parece novedoso. Desde la elección de los libros y su orden siguiendo el canon alejandrino que regía en las biblias del mundo católico, opción que le conectaría con su militancia por la tolerancia confesional, hasta la dedicatoria, donde fija un emblema político, “profético” en palabras del autor, al fijar el oficio del gobernante de acuerdo con las ideas humanistas y cristianas. También incluyó anotaciones marginales de dos tipos: filológicas, para aclarar palabras y formas, y para añadir explicaciones de carácter histórico o contextual en otras ocasiones. Finalmente, antepuso a cada capítulo un breve sumario con los hechos y las ideas que se iban a leer.

Al margen de estas cualidades, la Biblia del Oso atesora un relato fascinante. Su origen alcanza, quizás, al mismo momento en que Martín Lutero clava en 1517 sus 95 tesis en la puerta de la iglesia del castillo de Wittenberg, dando lugar a la Reforma protestante. Aquel movimiento prendió poco después en el monasterio de San Isidoro del Campo, en Santiponce (Sevilla). Los monjes jerónimos practicaban allí en secreto las ideas reformadas junto a una comunidad clandestina que leía los libros prohibidos por la Iglesia Católica, desde Lutero a Calvino. Los ejemplares clandestinos llegaban gracias a un arriero, Julianillo Hernández, que los traía ocultos en odres de vino.

Sin embargo, la Inquisición descubrió el brote herético y aniquiló a sus integrantes. Pese a la persecución, algunos lograron escapar y se establecieron en la Europa de la Reforma. Pero tampoco ahí Casiodoro de Reina halló descanso. Porque, en un tiempo de dogmas absolutos, él se alineó con los que creían que ideas y doctrinas no se podían imponer por la fuerza. Tal apuesta le costó, al final, que los católicos le creyesen un hereje; los calvinistas, un tibio próximo al luteranismo, y los luteranos, un simpatizante del calvinismo. Doris Moreno, autora de la biografía Casiodoro de Reina. Libertad y tolerancia en la Europa del siglo XVI, lo llama acertadamente "hombre de fronteras".

No había transcurrido un año desde la impresión de la Biblia del Oso cuando Felipe II dio la orden de castigar al traductor. El Consejo de la Inquisición conocía ya en 1571 que "la Biblia en romance" había salido de Basilea y ordenaba la recogida de todas las que se descubrieran. También se dio aviso de los engaños para favorecer su circulación, como la sustitución de la portada por el frontispicio del muy popular Diccionario latino de Ambrogio Calepino. Muchas copias quedaron durante décadas depositadas en manos de la familia de Reina en Frankfurt, quienes los refrescaban actualizando de forma fraudulenta las portadas. En realidad, pocos ejemplares, muy pocos, llegaron a España.
Leer más »

~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

El Museo Arqueológico elabora un informe de la escultura hallada en Mesas de Asta

Francisco Camas destaca la importancia de este hallazgo, que representa “una figura masculina, posiblemente una divinidad”.
21/10/2018. El Mira.

El Museo Arqueológico de Jerez ha realizado un primer informe, a instancias del teniente de alcaldesa responsable de Dinamización Cultural, Francisco Camas, sobre la escultura fragmentada encontrada en la linde del yacimiento arqueológico de Mesas de Asta y cuyo hallazgo fue comunicado, siguiendo el protocolo habitual, al Museo por el delegado de alcaldía, José Antonio Fernández Díaz, quien, y ante el riesgo de desaparición, recogió la pieza previa fotografía in situ.

El teniente de alcaldesa ha subrayado la importancia de este hallazgo, por lo que nada más tener conocimiento del mismo, procedió a dar instrucciones al Museo para que elaborase este primer informe de la escultura, que desde principios de semana, se encuentra depositada en el Museo Arqueológico tras ser recogida por sus técnicos.

La pieza arqueológica fue hallada junto a uno de los caminos de acceso al yacimiento, concretamente, en el cruce de la cañada Ancha con la cañada del Catalán, en las inmediaciones del Cortjo del Rosario, que constituye una zona de paso exterior al yacimiento principal donde se acumulan piedras y restos de escombros, “por lo que seguramente la pieza está desplazada de su lugar original”, se estima desde el Museo.

Según este informe, “se trata de una pequeña escultura fragmentada realizada en pieza arenisca, algo deteriorada y desgastada. Le falta la cabeza, la parte inferior de las piernas y gran parte del brazo izquierdo, y debió de estar cubierta de estuco, dada la baja calidad de la piedra. Las dimensiones totales del fragmento conservado son de 45 centímetros de altura, 30 de anchura máxima y 17 cm de espesor”.

Tal y como se recoge en este informe, “a falta de un trabajo de limpieza y consolidación en el laboratorio de restauración del Museo que permita identificar detalles concretos de la pieza, se observa claramente que se trata de una figura masculina con una acusada curva praxiteliana en la manera de representar el cuerpo. Puede tratarse de una divinidad, Dionisos, Apolo, o Hércules, o quizá una versión local, basada sobre un original griego”.

En cuanto a la fecha, el informe del Museo especifica que “por su técnica de ejecución y realización sobre piedra arenisca, y no mármol, podría situarse en época republicana romana o en el tránsito a época imperial”.

Por último, desde el Museo se especifica que “la proximidad del hallazgo a un área de necrópolis, y la frecuente utilización de esculturas de esta temática en ambientes funerarios, hace plantear la posibilidad de que en origen formara parte de un monumento funerario”.
Leer más »

18 oct. 2018 ~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

Profesionales de la arqueología, la arquitectura y la escena participan en el IV Foro Internacional de Teatros Romanos

La reunión debatirá sobre los espacios, tecnologías asociadas y uso escénico de los yacimientos más allá de su condición patrimonial.
17/10/2018. La Vanguardia.

Los días 18 y 19 de octubre tendrá lugar en el Teatro Central de Sevilla la IV Edición del Foro Internacional de los Teatros Romanos, cita académica asociada al Festival de los Teatros Romanos de Andalucía que se celebra los veranos en los yacimientos de Málaga, Baelo Claudia (Tarifa, Cádiz) e Itálica (Santiponce, Sevilla).

Esta edición contará con la asistencia de conocidos profesionales de la arqueología, la arquitectura y el teatro, como Pedro Moreno, José María Martínez, Miguel Ángel Camacho, Vassilios Lambrinoudakis y otros. El foro está coordinado por el dramaturgo Alfonso Zurro y el periodista Jesús Vigorra.

En una nota de prensa se indica que el IV Foro Internacional de los Teatros Romanos está organizado por la Consejería de Cultura, la Universidad de Sevilla y el Instituto Universitario de Arquitectura y Ciencias de la Construcción (Iuacc).

Consiste en una visión múltiple sobre los antiguos teatros grecorromanos: la del historiador que investiga, el arqueólogo que excava, el arquitecto que restaura y acondiciona, los creativos que escriben, diseñan, producen y dirigen, los técnicos que manejan los espacios y, especialmente, el punto de vista de los usuarios últimos, el Público, sea turista o espectador.La reunión analizará casos concretos, como los de los teatros romanos de Córdoba, Regina, Cádiz o el uso actual de los teatros griegos

El foro se desarrolla en coordinación con el Festival de los Teatros Romanos de Andalucía, que arrancó el verano de 2013. Consta de tres sesiones temáticas de cinco horas cada una, coordinada por un moderador, a cuyo término tiene lugar una mesa redonda.

La primera sesión, bajo el epígrafe de Conocimiento del Teatro Clásico, es el jueves 18 de octubre a las 10,30, con la intervención de José María Álvarez Martínez, ex director del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida, que titula 'Vida y muerte en las arquitecturas del espectáculo. El Teatro Romano de Regina'; a las 12.00 Vassilios Lambrinoudakis, profesor emérito, de Diazoma Association, titula 'Greece: Ancient Theaters in Modern Use' (Grecia: uso moderno de teatros antiguos), a lo que seguirá la mesa redonda moderada por Jesús Vigorra.

La segunda sesión será la tarde del mismo: Arte y Técnica del Teatro Clásico; a las 16,00 Ángel Álvarez Corbacho y Sara Girón Borrero, del Departamento de Física Aplicada II de la Universidad de Sevilla disertarán bajo el lema 'Patrimonio Sonoro de los Teatros Romanos'; a las 17,00 'La luz, Melodía de la Partitura escénica. Método y Análisis', a cargo del iluminador Miguel Ángel Camacho, premio Max 2006. El figurinista Pedro Moreno (Premio Nacional de Teatro, Premio Goya 1997) hablará sobre 'Vestuario para las representaciones clásicas', a lo que seguirá el correspondiente coloquio, moderado por Alfonso Zurro, director de la Escuela Superior de Arte Dramático de Sevilla.

El viernes 19 de octubre se celebra la tercera sesión y la clausura: bajo el lema de Arqueología y Fruición el arqueólogo Alejandro Jiménez Hernández titula su conferencia 'De Carmona a Itálica. Origen y evolución del anfiteatro' para hablar de tales yacimientos de la provincia de Sevilla; 10,30 'El Teatro de Gades, un durmiente en trance de despertar' es el título elegido por Francisco Alarcón Castellano, arqueólogo y coordinador de la Red de Espacios Culturales de Andalucía (RECA) en Cádiz y perteneciente a la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales (Aaiicc).

El arqueólogo de la Universidad de Córdoba Ángel Ventura Villanueva generalizará sobre el Teatro Romano de Córdoba; la mesa redonda posterior la conducirá José Beltrán Fortes, catedrático de Arqueología de la Universidad de Sevilla, tras la que el foro quedará clausurado.

En las sesiones participan también Luis Méndez Rodríguez, director del Cicus y del Secretariado de Patrimonio Histórico-Artístico de la Universidad de Sevilla; Guillermo Galán Nogales y Antonio Tejedor Cabrera, directores científicos del foro; y Francisco Fernández Cervantes, director del Instituto Andaluz de Cultura de la Aaiicc.

TEATROS ROMANOS DE ANDALUCÍA

La Agencia Andaluza de Instituciones Culturales (Aaiicc), junto con la Universidad de Sevilla y la colaboración del Instituto Francés, ejecutan esta acción, que está asociada al ciclo escénico Teatros Romanos de Andalucía; este último programa permite disfrutar de representaciones clásicas en los yacimientos arqueológicos de Málaga, Baelo Claudia (Tarifa, Cádiz) e Itálica (Santiponce, Sevilla). Esta segunda edición del foro se dedica a la conservación y recuperación arquitectónica, aunque también se debate sobre la adaptación de textos teatrales clásicos.

El programa Teatros Romanos de Andalucía, pionero en España, busca potenciar el conocimiento del patrimonio arquitectónico romano andaluz, ofrecer nuevas actividades culturales a la ciudadanía y facilitar oportunidades a las industrias creativas andaluzas. Se basa en la colaboración entre la Junta (que participa con los enclaves, la infraestructura básica y servicios a los espectadores) y las compañías (que aportan sus obras y el riesgo de la taquilla).

Cada verano el ciclo moviliza a las compañías clásicas andaluzas para un programa de representaciones en los enclaves arqueológicos de Málaga, Itálica (Santiponce, Sevilla) y Baelo Claudia (Tarifa, Cádiz), además de a unas 35 empresas auxiliares.
Leer más »

~ 0 comentarios ~ Etiquetas:

La Hispalense celebra los 450 años de la «Biblia del Oso»


El Patio de la Cristalera de la Facultad de Filología acoge la exposición - M. J. LÓPEZ.
Una exposición recuerda la primera traducción al español del texto sagrado.
17/10/2018. ABC.

La Biblia, texto fundacional junto a la «Iliada» de las literaturas occidentales, es la protagonista de los cursos de otoño y de una exposición que organiza la Facultad de Filología de la Universidad de Sevilla.

La muestra, que se inauguró ayer y estará abierta hasta el 15 de diciembre, celebra los 450 años de la impresión de la llamada «Biblia del Oso», la primera vertida al español desde las lenguas originales griego, arameo y hebreo por Casiodoro de Reina, monje jerónimo del monasterio de San Isidoro del Campo.

La exposición muestra a través de paneles explicativos y biblias antiguas y facsímiles el proceso de gestación de la primera traducción al español de este texto sagrado, acometida por este monje que perteneció a uno de los focos del protestantismo en Epaña, radicado en el monasterio sevillano, y que tras sufrir la persecución y el exilio terminaría publicando en la ciudad suiza de Basilea un texto que siguen utilizando los protestantes hispanohablantes.

«Se llama “Biblia del Oso” porque en la portada del libro aparece un oso cogiendo miel de una colmena», explica la organizadora de la muestra, la profesora ayudante doctora del área de Estudios Árabes e Islámicos, Gracia López Anguita.

La exposición puede visitarse, durante las horas de apertura de la Universidad, en el Patio de la Cristalera de la Facultad de Filología.

Esta actividad, añade la profesora, se desarrolla en paralelo con el curso de otoño que cada año organiza la Facultad de Filología y que coordinan la propia López Anguita y el director del Servicio de Asistencia Religiosa de la Hispalense, Álvaro Pereira.

Titulado «La Biblia, el gran códice», el curso se inició el pasado 11 de octubre con una conferencia a cargo de Pilar Casado y Emilio González Ferrín sobre la relación entre el texto sagrado del cristianismo y el Corán, y concluirá el próximo 15 de diciembre con una visita a San Isidoro del Campo.

«Los cursos de otoño suelen coger un tema que pueda ser abordado de forma transversal por las diferentes secciones de Filología, organizando conferencias con profesores invitados y de la casa», explica López Anguita.

Así, el curso abordará, hasta el próximo 15 de diciembre, las relaciones e la Biblia con el Quijote, el teatro inglés y la cultura pop, entre otros aspectos, a cargo de, entre otros, Manuel Ángel Vázquez Medel, Junkal Guevara Llaguno, Piedad Bolaños y Rafael Portillo.

La poesía también tendrá un hueco en el ciclo, con un recital de poesía bíblica en el aula de grados de Filología, el próximo 13 de diciembre, a cargo del poeta Lutgardo García.
Leer más »